San Pablo de la Cruz reunió compañeros que viviesen en común para anunciar el Evangelio de Cristo a los hombres (Const. 1). Los Pasionistas estamos llamados a una vida en comunidad pero siempre en la dimensión misionera. Nuestra misión está integralmente conectada con nuestra vida en comunidad; son dos caras de la misma moneda: nuestra vida es nuestra misión y nuestra misión es nuestra vida. 

Nuestras comunidades están formadas por hombres que intentan responder a la llamada del Señor en la plenitud del amor (Const. 25), compartimos entre nosotros y con los laicos el carisma y patrimonio espiritual de san Pablo de la Cruz y nos hacemos solidarios con los esfuerzos de los hermanos, para lograr ser mejores hombres, cristianos, religiosos y pasionistas.

La Provincia de Cristo Rey está integrada por todas las comunidades locales. Somos comunidad viva, formativa y en formación, orante y apostólica. Buscamos, sobre todo, la vivencia y el anuncio del Evangelio de la Cruz hasta las últimas consecuencias; esto asegura la eficacia en el apostolado y la calidad de vida comunitaria.

255942278_413430676996532_2190021114443319658_n.jpeg