SANTA MARÍA GORETTI

De padres campesinos, nació el 16 de octubre de 1890, en Corinaldo, Provincia de Ancona. María era afable, generosa y limpia de corazón; dedicada a las tareas domésticas, colaboraba con su madre en el cuidado de sus hermanos. A los diez años de edad sufrió la muerte de su padre, víctima de la malaria. Las precarias condiciones económicas orillaron a la familia Goretti a asociarse en el trabajo con la familia Serenelli, que vivía en el mismo campo. Mientras los Serenelli, padre e hijo, se dedicaban al cultivo, Assunta, la madre de Goretti, cuidaba a los niños, y la niña preparaba las comidas de los campesinos y remendaba los vestidos. 

Su tranquilidad se vio turbada cuando, siendo adolescente, el joven Alessandro Serenelli, a quien consideraba su hermano, comenzó a molestarla con morbosas intenciones, amenazándola de muerte si lo denunciaba ante su familia. El silencio fue una cruz pesada que María soportó para no empeorar las relaciones entre ambas familias que, por otras circunstancias, se habían vuelto tensas.

 

El 5 de julio de 1902, mientras las familias Serenelli y Goretti estaban trabajando en los campos y María estaba sola en casa, Alessandro intentó abusar de ella. Ante la resistencia de la niña, el joven, ciego de rabia, la apuñaló repetidamente con un punzón, hiriéndola mortalmente. Al día siguiente, antes de morir, María lo perdonó confiándolo a la intercesión de la Virgen para que él también alcanzara el Paraíso. Fue canonizada por Pío XII, el 24 de junio de 1950.

5. María Goretti.jpg

Santa María Goretti

1890 - 1902