BEATO LORENZO SALVI

Nació en Roma, el 30 de octubre de 1782. A los 19 años entró en la Congregación de la Pasión, profesando los votos el 20 de noviembre de 1802. Fue ordenado sacerdote el 29 de diciembre de 1805. Por la supresión de las Órdenes religiosas decretada por Napoleón, tuvo que vivir fuera del convento, pero nunca abandonó el hábito religioso ni los deberes del ministerio sacerdotal. Como superior estuvo siempre atento a las necesidades de sus hermanos. Dedico gran parte de su tiempo a las misiones populares, a la predicación de ejercicios espirituales y a la dirección de las almas. Su palabra estaba siempre acompañada con el testimonio de una vida santa y abundantes hechos prodigiosos.

Característica de su espiritualidad fue la contemplación del niño Jesús que, en 1812, lo había curado de una grave enfermedad. Desde entonces, el misterio de Belén, "el más dulce y el más tierno de los misterios", marcó su ministerio sacerdotal y se convirtió en el centro de su vida, haciendo el voto de promover su devoción. Muchos lo reconocieron como el apóstol ferviente y el escritor incansable de la infancia de Jesús; incluso, elaboró con sus manos esculturas del Niño Jesús. Por todo esto, fue conocido como "el gran apóstol del Niño Jesús". 

Murió en Capranica, Viterbo, el 12 de junio de 1856. Fue beatificado el 1 de octubre de 1989, por San Juan Pablo II. 

Lorenzo Salvi.JPG

Beato Lorenzo Salvi

1782 - 1856