SAN GABRIEL DE LA DOLOROSA

Nació en Asís, el 1 de marzo de 1838, en una familia acomodada; fue el undécimo de trece hermanos. Debido al trabajo de su padre, como funcionario de los estados pontificios, toda su familia tuvo que trasladarse a la ciudad de Spoleto. Cuando apenas tenía cuatro años, murió su madre y su educación quedó en manos de su padre, Santos Possenti.

Siendo adolescente tenía un óptimo rendimiento escolar; amaba la diversión, frecuentaba salones de baile y disfrutaba las funciones de teatro. La muerte de su hermana María Luisa, ocurrida en 1855, le marcó profundamente y, considerando la inconsistencia de las alegrías humanas, se planteó la posibilidad de la vida religiosa. El 22 de agosto de 1856, durante una procesión, escuchó con claridad que la imagen de María Santísima le dirigía unas palabras: "Francisco, esta vida no es para ti". Quince días después, contando con 18 años de edad, se dirige a Morrovalle para entrar con los Pasionistas. 

Siendo novicio, comparte con sus familiares la dicha de la vida a la que Dios lo ha llamado: "La alegría que siento dentro de esta casa es incalificable en comparación a la diversión que tenía afuera. No cambiaría ni un cuarto de hora transcurrido aquí por todos los espectáculos de Spoleto". El 22 de septiembre de 1857, profesó los votos religiosos; un año más tarde, se trasladó a Pieve Torina para perfeccionar sus estudios eclesiásticos; en este sitio, multiplica su práctica ascética, aumenta su devoción a la Madre de Dios y se dedica a los pobres. En 1858, fue enviado al convento de la Inmaculada Concepción, en Isola del Gran Sasso, para preparase a la Ordenación. En este momento, su salud se vio afectada por la tuberculosis, muriendo el 27 de febrero de 1862, a los 24 años de edad, apretando hacia su corazón la imagen de Cristo Crucificado.

2. Gabriel de la Dolorosa.jpg

San Gabriel de la Dolorosa

1838 - 1862