BEATO DOMINGO BARBERI

Nació en 1792, cerca de Viterbo, en un ambiente agrícola. Cuando tenía 22 años, por frecuentes llamadas interiores, comprendió que Dios le invitaba al apostolado. Dejando entonces el cultivo de los campos, ingresó en la Congregación Pasionista, donde reveló extraordinarias cualidades de mente y corazón. 

Ordenado sacerdote, en 1818, se entregó a la enseñanza, al ministerio de la palabra, a la dirección de las almas y a la composición de numerosos escritos sobre filosofía y teología. Imbuido del espíritu de San Pablo de la Cruz, se preocupó particularmente por el retorno de Inglaterra a la unidad de la Iglesia. Por ello, ante la decisión del Capítulo General de 1839, de fundar una casa en Inglaterra, Domingo tomó la decisión de colaborar en este empeño. Fue así que en 1840 se trasladó a Bélgica, en compañía de cuatro religiosos, donde fundaron el convento de Ere, esperando trasladarse a Inglaterra. Fue en 1842 cuando finalmente abrieron una casa en este país con muchas dificultades. Por su apostolado y el testimonio de su vida, tuvo el consuelo de recibir en la Iglesia católica a no pocos anglicanos, entre los cuales, se cuenta el Cardenal Juan Enrique Newman.

Su intensa actividad fue minando su salud. Murió el 27 de agosto de 1849, de un ataque al corazón. Sus restos descansan en Sutton, Sain Helens, meta de peregrinaciones del pueblo inglés. Fue beatificado en 1963 por San Pablo VI, durante la celebración del Concilio Vaticano II, presentándolo  como modelo del ecumenismo católico. 

8. Domingo Barberi.jpg

Beato Domingo Berberi

1792 - 1849