SAN CARLOS HOUBEN

San Carlos de San Andrés nació en Munstergeleen, Holanda, el 11 de diciembre de 1821. Devoto y reservado por naturaleza, desde niño manifestó el deseo de ser sacerdote. Sintiéndose atraído por la espiritualidad Pasionista, entró en el Noviciado de Ere, Bélgica, el 5 de noviembre de 1845, y profesó los votos religiosos el 10 de diciembre de 1846. Tras recibir la ordenación sacerdotal el 21 de diciembre de 1850, lo enviaron a Inglaterra donde los Pasionistas habían fundado tres conventos. Allí ejerció el oficio de vicemaestro de novicios, hasta que lo trasladaron al nuevo convento de Mount Argus, cerca de Dublin, en Irlanda, donde vivió el resto de su vida.

Fue sacerdote de singular piedad; se distinguió particularmente en el ejercicio de la obediencia, en la práctica de la pobreza, de la humildad y de la sencillez, y aún más, en la devoción a la Pasión del Señor. Llevaba siempre en la mano un pequeño crucifijo, para no apartarse de la contemplación de la Pasión, y celebraba con mucho fervor la Santa Misa, que a menudo prolongaba más de lo común. Se dedicó particularmente a la dirección espiritual y al ministerio de la confesión. La fama de sus virtudes atrajo al convento un gran número de fieles que pedían su bendición. En una ocasión, mientras visitaba una Parroquia, transportaron a los enfermos fuera de sus casas y los alinearon a lo largo de la calle para que los bendijera. 

 

Hacia 1880, su salud comenzó a empeorar, consecuencia de la vida austera y la penitencia que hacía, pero nunca se le escuchó lamentarse. Después de grandes sufrimientos, vividos en silencio y ofrecidos a Cristo Crucificado, murió al amanecer del 5 de enero de 1893. Fue canonizado el 3 de junio de 2007, por Benedicto XVI.

San Carlos Houben.jpg

San Carlos Houben

1821 - 1893