BEATO BERNARDO SILVESTRELLI

El beato Bernardo María de Jesús nació en un palacio de la antigua Roma, en Plaza de la Minerva, el 7 de noviembre de 1831. Bautizado el mismo día y confirmado el 7 de junio de 1840. Hasta los 16 años, amante de los estudios, frecuentó el Colegio romano de los Jesuitas. Fue ordenado sacerdote en el Monte Argentario el 22 de diciembre de 1855, emitiendo la profesión religiosa el 28 de abril de 1857, en el noviciado de Morrovalle, donde tuvo como compañero al futuro San Gabriel de la Dolorosa. Muy pronto fue designado para desempeñar importantes oficios en la Congregación: Director de estudiantes, Maestro de novicios, Rector, Consultor provincial y Superior General, en dos periodos (1878-1888; 1893-1907). Intrépido campeón del espíritu de la Congregación en circunstancias particularmente difíciles, imprimió un gran impulso a nuestro Instituto en el mundo. Bajo su iluminada y vigilante guía fueron fundadas seis nuevas Provincias y reorganizadas las que fueron probadas por la supresión gubernativa en Italia y Francia. Durante su mandato invitó siempre a mantener la vivo el espíritu del Fundador. Fue estimado por los Sumos Pontífices de la Iglesia: León XIII lo llama "hombre santísimo"; Pío X dijo a los Pasionistas: "ustedes tienen un santo por Superior General". Habiendo renunciado voluntariamente al Generalato, recibió de Pío X el título de Superior General honorario.

Retirado a Moricone en la Sabina, para dedicarse a la oración, murió de una caída el 9 de diciembre de 1911, con 80 años de edad. Fue beatificado por San Juan Pablo II el 16 de octubre de 1988. 

Beato-BERNARDO-MARIA-SILVESTRELLI-500-594-96.jpeg

Beato Bernardo Silvestrelli

1831 - 1911