203932257_5725719870831487_7981244282963436267_n.jpeg

Celebración Eucarística en honor de San José

Parroquia de Nuestra Señora de la Paz

Santo Domingo, D.N.

Por la tarde del miércoles 19 de mayo de 2021, Su Excelencia Reverendísima, Mons. Francisco Ozoria Acosta, Arzobispo de Santo Domingo, presidió la Eucaristía en el templo de la Parroquia de Nuestra Señora de la Paz, con la finalidad de impulsar la veneración a San José, en el territorio arquidiocesano. 

PALABRAS DE MONS. FRANCISCO OZORIA ACOSTA, ARZOBISPO DE SANTO DOMINGO

Queridos hermanos, sean todos bienvenidos a esta celebración. La Iglesia es una, así lo confesamos en el Credo. Y Jesús lo pide en el Evangelio: «Que sean uno como nosotros somos uno». Decimos en el Credo: «Creo en la Iglesia, que es una». Y todos los discípulos de Jesús, que formamos la Iglesia, tenemos que ser uno. La unidad debe ser característica fundamental de la Iglesia, de los discípulos de Jesús. Pero eso no se puede quedar en abstracto. Tenemos que dar señales de unidad como Pueblo de Dios, como Iglesia. ¡Tenemos que dar señales de unidad! Por ello, tenemos que buscar recursos y formas de expresión de esa unidad.

Planteo dos cosas: nosotros como Iglesia tenemos lugares que nos unen: el templo nos une como Pueblo de Dios porque ahí nos reunimos para adorar al Señor, ofrecer el sacrificio y orar. Pero también tenemos personas que nos unen como Pueblo de Dios: el Papa es signo de unidad, es un ministerio de unidad en la Iglesia. El Papa nos manda unirnos en este año en torno a la persona de San José.

 

Tenemos entonces que la Iglesia está unida durante este año en torno a la persona de San José. Y buscamos la forma de crecer en la unidad, la unidad de fe, la unidad del amor. La espiritualidad que nos inspira San José debe unirnos en el amor y en la Iglesia. Por eso estamos lanzando este nuevo proyecto para buscar este punto de unidad: a este templo que ha sido dedicado a nuestra Señora de la Paz queremos ponerle un añadido: San José. Estoy seguro que nuestra Señora de la Paz estará contenta de que aquí se venere también a San José. 

PALABRAS DE MONS. RAÚL BERZOSA, OBISPO EMÉRITO DE RODRIGO, ESPAÑA

Estamos asistiendo a un hecho histórico para la Arquidiócesis de Santo Domingo. Gracias al Superior de los Pasionistas y a los jóvenes aspirantes y profesos que están aquí porque han apoyado desde el principio esta inspiración de Mons. Francisco Ozoria. 

Quisiera dejar a todos ustedes en esta tarde, un mensaje desde la carta que el Papa nos ha regalado: «Corazón de Padre». San José es aquel a quien la Providencia le quiso desvelar y que cuidara sus misterios: a su Hijo y a María, la Madre de Dios. San José es aquel que supo acoger todo lo que venía de Dios; supo acoger a su mujer, María, como regalo de Dios aunque no fuera la mujer física sino la mujer en sentido espiritual y de historia de salvación. San José es el que tuvo siempre imaginación y valentía para hacer de las dificultades oportunidades. Cuando leemos los relatos de la infancia, descubrimos que todas las dificultades que le pusieron las superó: él no era el padre físico, no tuvieron lugar en Belén para que naciera su Hijo, tuvo que huir a Egipto, la matanza de Herodes... siempre haciendo de las dificultades oportunidades. San José es también el gran amante del primer sacerdote, Jesús, y de la primera Iglesia doméstica, que es la Sagrada Familia. Y finalmente, San José es el ejemplo de varón, de padre responsable que sabe ganarse el pan de cada día con su trabajo; que sabe lo que cuesta sacar adelante a una familia y que nunca maltrató ni a su mujer ni a su hijo. 

png-transparent-illustration-computer-ic

Accede para ver las fotografías