Preseminario Pasionista

Del 19 al 25 de julio de 2020, la Comisión de Pastoral vocacional en México, realizó la experiencia de discernimiento vocacional de verano, en el Centro de Espiritualidad Pasionista, con la asistencia de nueve jóvenes procedentes de Colima, Estado de México, Hidalgo, Michoacán, Oaxaca, Puebla y Querétaro.

Compartimos, a continuación, la crónica de esta experiencia redactada por los mismos aspirantes. 

Domingo 19 de julio

Conforme pasaban las horas de este día, nueve muchachos nos fuimos dando cita en el Centro de Espiritualidad Pasionista, en Cuernavaca, Mor., para participar en la experiencia vocacional de verano, convocada por los Misioneros Pasionistas de México. A las 20.00 hrs., nos reunimos para el primer acto comunitario: la cena. Y posteriormente, nos encontramos en el salón "San Pablo de la Cruz" donde nos dimos a conocer y compartimos nuestras expectativas. Después de un par de horas, nos fuimos a reparar el cansancio del viaje con un merecido descanso.

Lunes 20 de julio

Iniciamos el día poniéndonos en la presencia de Dios con la oración de laúdes y escuchando el relato bíblico de Getsemaní que marcaría la tónica de este día. Posteriormente, compartimos los alimentos y tuvimos una dinámica llamada "adivina", la cual, nos permitió darnos cuenta de nuestras dificultades para la mímica. 

Ya en el salón, hicimos un análisis del relato leído en la mañana, relacionándolo con nuestro proceso de crecimiento humano. Después de la iluminación, se dio un momento dramático cuando el P. Eloy Medina nos dio un sobre donde depositaríamos nuestros celulares para evitar cualquier distracción que nos impidiera escuchar la voz de Dios durante esta experiencia. 

Después de este momento dramático, continuamos con nuestra meditación, recuperando tres acontecimientos importantes de nuestra vida, tres personas significativas y tres habilidades personales que nos son irrenunciables. Y con este trabajo continuamos revisando nuestra historia. 

Para cerrar nuestra jornada, tuvimos una meditación dirigida por tres hermanos, en torno a la canción "Todo cambia", interpretada por Mercedes Sosa. Después de este momento de oración, nos fuimos a descansar. 

Martes 21 de julio

Este día comenzó de una forma agradable. En el momento de oración de la mañana, meditamos nuevamente el relato de Getsemaní. El P. Eloy Medina nos invitó a sumergirnos en la narración situándonos y viviendo el momento. 

Después de la oración, pasamos al comedor. El menú fue fruta y enfrijoladas, además de un buen cotorreo, abundante carrilla y una buena chorcha; uno de los hermanos fue el motivo de la broma diciéndole que le habían hecho una novena y una "limpia" pues, la noche anterior, los padres lo habían llevado al médico. 

Alrededor de las 10.00 hrs., llegó el momento de trabajar con nuestras emociones y el autoconocimiento, ayudados por la psicóloga Paulina Román, quien resultó ser una mujer bastante agradable; aun cuando el P. Eloy Medina nos había dicho que sería un día bastante pesado, las formas de trabajar y la simpatía de la Paulina nos hizo una jornada sumamente llevadera. 

Respondimos varios cuestionarios sobre nuestras emociones, nuestro coeficiente intelectual, nuestra familia... La actividad con la psicóloga se prolongó durante todo el día, hasta después de la comida, inclusive. La última parte del trabajo consistió en una charla con ella para compartirle nuestra situación e inquietudes, en vista a una posible entrada al Seminario. 

Terminado el trabajo de formación humana, nos dispusimos para celebrar la Misa. Nos llamó mucho la atención el evangelio de este día y la homilía del padre sobre la voluntad de Dios. Se nos invitó a estar dispuestos a asumir la voluntad de Dios más allá de la nuestra pues, desde la propuesta de Jesús de Nazaret, este es el camino para una vida en plenitud.

Terminada la celebración, nos reunimos en el comedor para la cena. Ahí tuvimos la oportunidad de cantarle a nuestro hermano Santiago por su cumpleaños número 30, compartiendo con él un rico pastel. 

La noche estaba terminando... Después de la cena, tuvimos un momento de oración dirigido por algunos hermanos, en el cual, se nos invitó a retomar el relato de Getsemaní. 

Acabada la noche, cuando todo parecía estar en paz, tocaron desesperadamente la puerta de uno de los cuartos, pareciendo una situación alarmante, lo cual, afortunadamente, sólo se trataba de una broma para uno de los hermanos que dormía plácidamente. 

Miércoles 22 de julio

Con este día, comenzamos la segunda etapa de la experiencia de discernimiento. Nos basamos en la escena del Lavatorio de los pies para tener presente el sentido y vivencia de la comunidad y su dedicación al servicio. 

Después de la oración de la mañana y el desayuno, nos reunimos en el salón para ver la película "Extraordinario", la cual, nos permitió reflexionar sobre las heridas de nuestra historia y nos presentó el desafío de reconocernos y aceptarnos para ser una auténtica comunidad de hermanos. Leímos también algunos números de las Constituciones Pasionistas que nos hablan sobre la posibilidad y responsabilidad de construir comunidad.

Hacia el medio día, celebramos la Eucaristía. Después de la comida, tuvimos una convivencia en la alberca contigua al Centro de Espiritualidad Pasionista que nos permitió integrarnos como hermanos. 

Concluimos nuestra jornada con un momento de oración dirigido por algunos hermanos. Finalmente, nos fuimos a descansar para recuperar las fuerzas desgastadas por el trabajo del día. 

Jueves 23 de julio

Iniciamos nuestras actividades como cada mañana con la oración de laudes y escuchando el relato de la Pasión de Cristo. Posteriormente nos dirigimos al comedor para compartir los alimentos. Una vez saciada el hambre, nos reunimos en el salón "San Pablo de la Cruz", donde se nos presentó el tema de la Pasión de Jesucristo. El P. Eloy Medina nos pidió hacer una meditación de este misterio, tratando de ubicarnos en la escena, acercándonos a Jesús sufriente para cuestionarle: ¿Qué es lo que estás sintiendo en estos momentos de dolor? ¿Qué puedo hacer para aminorar tu sufrimiento? Sin duda fue una rica meditación para cada uno de nosotros. Hacia el medio día, se nos presentó el tema: "La Pasión del mundo", en el que el P. César Navarrete nos invitó a reconocer el sufrimiento de Cristo en los rostros dolientes de nuestros hermanos. Terminada la meditación, pasamos al comedor para compartir los alimentos. Posteriormente nos dimos cita en la cancha de basquet bol para mostrar nuestras habilidades deportivas. 

Por la tarde, nuevamente nos dimos cita en el salón "San Pablo de la Cruz". Los religiosos que nos están acompañando en esta experiencia nos invitaron a identificar nuestras limitaciones y las actitudes que nos impiden caminar con libertad hacia el encuentro con Cristo. De esta manera, atados por nuestros vicios y limitaciones, emprendimos la marcha a la capilla, donde comenzó la Eucaristía. Fue un momento dramático para muchos de nosotros pues, literalmente, estábamos atados de pies y manos, lo que nos impedía acercarnos a la celebración de la Mesa del Señor. Después del Evangelio, el P. Eloy Medina nos invitó a desatarnos de nuestras cadenas y, simbólicamente, los religiosos nos brindaron su mano para liberarnos. De este modo, fuimos invitados a colaborar con la liberación de nuestros hermanos y hermanas, incluidos los más cercanos, pues muchas veces a causa de nuestras limitaciones no podemos caminar con libertad para cumplir la voluntad de Dios en nuestras vidas. 
Terminada la Eucaristía pasamos al comedor. Concluimos nuestra jornada con un momento de oración dirigido por algunos de los hermanos. 

Viernes 24 de julio

Comenzamos el día con el levanto que fue a las 7.00 hrs. Pasamos a laúdes a las 7.30 hrs., con las meditaciones sobre los mártires Pasionistas de Daimiel. Posteriormente, pasamos a la limpieza personal para después encontrarnos en el salón. Ya reunidos, el P. Eloy Medina nos compartió un video sobre la vida de San Pablo de la Cruz. También se nos presentó la realidad de la presencia Pasionista en México, las etapas de formación de la Provincia y los apostolados que se desarrollan en cada una de las comunidades.

Después de estas presentaciones, el P. Eloy Medina nos explicó la dinámica del Preseminario: comenzamos en Getsemaní para explorar nuestra vida y escuchar nuestra humanidad; después nos dirigimos al Cenáculo para encontrarnos y reconocernos como hermanos; posteriormente caminamos con Jesús hasta el Calvario para escuchar los clamores de las víctimas y crucificados de la historia. Ahora ha llegado el momento de hacer silencio para escuchar a Dios que nos habla en el camino. Por eso dedicamos el resto del día para hacer una experiencia de desierto, que fue para cada uno de nosotros una oportunidad para encontrarnos con el Señor y responder a las inquietudes de nuestros corazones. 

Después de unas horas, al toque de campana, nos reunimos en la capilla para celebrar la Eucaristía. Alimentados con el Sacramento del altar, pasamos al comedor para nutrir el cuerpo; después vimos una película y nos fuimos a descansar.

Sábado 25 de julio

Nos levantamos muy de mañana para celebrar la Santa Misa en la fiesta del apóstol Santiago. Posteriormente nos reunimos en el comedor para compartir los alimentos. Aunque disfrutamos de nuestro encuentro en la mesa, sentíamos la nostalgia de estar llegando al final de esta experiencia. 
Después del desayuno, nos reunimos en el salón para la última actividad. Se nos indicó que debíamos hacer una síntesis de lo vivido durante estos día. Decidimos entonces hacer un video para plasmar nuestros testimonios en esta rica experiencia. Cabe mencionar que mientras trabajábamos en ello, el P. Eloy Medina estuvo hablando con cada uno de nosotros para darnos recomendaciones y dialogar sobre nuestra inquietud a la vida Pasionista. Habiendo editado y compartido el video, se nos dieron las indicaciones para iniciar el Postulantado. Posteriormente, nos reunimos en el comedor para la última comida de esta experiencia. Después de comer, nos fuimos despidiendo para volver a nuestras casas, llevando siempre la esperanza de encontrarnos en un futuro próximo.

Miradas que se cruzan hacia un mismo confín: voluntades que buscan del Amor hacer su fin.

Somos nueve aspirantes en pos de Pablo de la Cruz, en el mundo navegantes, desde Cristo nueva luz. 

© Secretaría de la Provincia de Cristo Rey

Ciudad de México, año 2020

  • Facebook